L'Endavant. Altaveu dels i les socialistes de Catalunya

Totalitarismo

Totalitarismo

Cuando se publique este escrito ya conoceremos el desenlace. Me refiero a la decisión que haya tomado el presidente del gobierno Pedro Sánchez, sobre su continuidad al frente del ejecutivo de España y, por ende, de la Secretaría General del PSOE y de la Internacional Socialista.

No voy a hablar del hecho en sí, voy a hacerlo de cuál es, no la reacción de la derecha y no digo y extrema derecha porque ya no distingo entre PP y VOX, sino del camino que transita.

Hanna Arendt, a la que hay que volver una y otra vez, explicó lo que era el totalitarismo y en que se distinguía de otras formas de gobierno autoritarias. Y lo expondré de manera muy simple: la destrucción de la persona, liquidar su libertad política, que para la politóloga y filósofa alemana es el valor más profundo e íntimo de los seres humanos. Para hacerlo instaura, en palabras de Arendt un “terrorismo político” que transmuta el poder en violencia, las ideas son incuestionables, suprime el espacio público y anula la posibilidad del debate plural utilizando un grupo de burócratas que cumplen la voluntad del líder. Objetivo: invisibilizar los muchos, diversos y legítimos intereses que hay en una sociedad.

Vayamos a lo visto y hecho de un tiempo a esta parte y en estos últimos días por la derecha. Deshumanización de la persona, liquidación de su libertad política puesto que se le descalifica continuamente (a la historia de la izquierda me remito y como han sido tratados sus líderes, presidentes de gobierno o no) y no sólo al presidente. A todos se nos está laminando nuestra libertad política porque ¿de qué sirve votar si una práctica mafiosa puede torcer el resultado electoral? La violencia no sólo hay que entenderla físicamente, aunque ejemplos hemos tenido, es también verbal y, por lo tanto, también psíquica, y no sólo el insulto personal, hasta se ha tachado a Pedro Sánchez de enfermo mental, con lo que conlleva para los verdaderos enfermos. Están atacando el flanco más débil, a su familia, incluyendo la amenaza nada velada de querer colgarle por los pies. Que digan eso de tu padre o tu madre en una edad en que no puedes, literalmente, hacer nada. Arendt habla de las ideas incuestionables ¿No piensa la derecha que las suyas, por llamarlas algo, lo son? Dogmas de fe. Los burócratas que perpetran ¿No estamos viendo un grupo de pseudo periodistas, algunos jueces o la plana mayor del partido a ver quién la dice mayor efectuando hasta denuncias falsas frente a los micrófonos, en un más que evidente ejercicio de desestabilización? Los espacios, el lugar de la política ¿No es suprimir el espacio público, inundarlo de noticias falsas y el miedo a ser denunciado (un clásico de totalitarios) por el simple hecho de ser un adversario político? ¿Y no es anular el debate plural utilizar las instituciones para la falsedad o la vejación o para tratar de torcer la voluntad popular? Y su explicitación, a nadie de la derecha le interesa preguntar nada al ministro de economía, ni al de industria, ni a la de ciencia, ni universidades, ni a la de sanidad y otros… Los lugares donde se trabaja sobre las preocupaciones más perentorias de la sociedad, y por supuesto, liquidar el lugar de debate por excelencia, el parlamento.

Feijóo ha aparecido anunciado la desaparición de Pedro Sánchez. Hanna Arendt era alemana y vivió el ascenso del nazismo. Aquí la derecha no ha olvidado que ganó una guerra, que todo es válido para liquidar al adversario y que da igual tener acento alemán que gallego. Pero no es sólo el anuncio de la desaparición de una persona, Feijoo lo que está anunciando es el fin de la democracia mientras Aznar se ha hecho otra de esas fotos terroríficas que adornan sus paredes, además de las Azores ahora con Milei al que ha alabado en público, eso es lo que está por llegar. Ayer mismo la imagen de la extrema derecha portuguesa abandonando el parlamento mientras se entonaba el “Grandola vila morena” es paradigmática, esa extrema derecha que casi alcanza el poder por una denuncia falsa, un presidente de la República de gatillo fácil a la hora de convocar elecciones y un líder de la derecha jugando al funambulismo.

El líder popular, con permiso de Aznar y Ayuso, de vieja tradición caciquil, soltó todas las barbaridades que se le ocurrió y se presentó como el garante de, aunque no los mencionó así, los buenos españoles de cualquier ideología.

Hay algo que nos hace humanos, muy humanos, y es la empatía. Reconocerlo no está en la naturaleza del totalitarismo, dejaría de serlo. Si alguien encuentra la más mínima en las palabras y en la actitud de la derecha española que me lo haga saber, si no, blanco y en botella.

  • Luis Miguel Guerra

    Profesor, historiador, novelista y secretario de Formación del PSC-BCN. Miembro del Comité de Redacción de l'Endavant!

Més temes relacionats

Últimes novetats de l'Endavant!

Xavier Soto Talks: #11 Transparencia, con José Luís Rodríguez Álvarez.

Xavier Soto Talks: #11 Transparencia, con José Luís Rodríguez Álvarez.

Favorite
Tres claus en la victòria de Salvador Illa

Tres claus en la victòria de Salvador Illa

Favorite
Salvador Illa inèdit

Salvador Illa inèdit

Favorite
La tribalización de Europa

La tribalización de Europa

Favorite
Partida de arribistas

Partida de arribistas

Favorite
El mateix PSC de Reventós i Maragall

El mateix PSC de Reventós i Maragall

Favorite
L’Hora de Nou Cicle: L’apunt del dia/340 (42 escons: justícia poètica). Raimon Obiols

L’Hora de Nou Cicle: L’apunt del dia/340 (42 escons: justícia poètica). Raimon Obiols

Favorite
Altres prometen el cel, nosaltres tocar de peus a terra

Altres prometen el cel, nosaltres tocar de peus a terra

Favorite