Endavant! 1945 | Hemeroteca

El Senado mexicano celebra una sesión solemne por el 80 aniversario del exilio español

Senadores mexicanos posan para una fotografía este martes con el exiliado español Julián Atilano (c), durante el primer día del periodo extraordinario en el Senado de la República en Ciudad de México (México). EFE 	   Senadores mexicanos posan para una fotografía este martes con el exiliado español Julián Atilano (c), durante el primer día del periodo extraordinario en el Senado de la República en Ciudad de México (México). EFE

Las migraciones constituyen elementos fundamentales para el enriquecimiento de las naciones "y el exilio español es acaso el ejemplo más emblemático de nuestra historia", declaró este martes el presidente de la Mesa Directiva del Senado de México, Martí Batres.

Durante una sesión solemne con motivo de la conmemoración del aniversario 80 del exilio español, Batres evocó esta "hazaña diplomática e histórica" que significó tanto para México como para España. "El año de 1939, particularmente el 13 de junio con la llegada del barco Sinaia a Veracruz con alrededor de 1.600 refugiados españoles que fueron acogidos por Gobierno mexicano, es emblema del exilio español", expuso.

Señaló que si bien ese día es considerado como una fecha representativa del exilio, los primeros refugiados llegaron años antes, entre ellos diversos intelectuales que arribaron en 1938 y que coadyuvaron a fundar la Casa de España en México.

"En cualquier caso, se trata de un acontecimiento fundamental para la historia de nuestro país", enfatizó. El senador expuso que este hecho "imprimió una nueva influencia en la historia de México y nuestro país se caracterizó como un país de asilo, de protección de los derechos humanos y la libertad".

"Esta es una oportunidad para agradecer al exilio español sus enormes aportaciones a nuestro país. Muchas migraciones constituyen elementos fundamentales para el enriquecimiento de las naciones, y el exilio español es acaso el ejemplo más emblemático de nuestra historia", manifestó.

Por su parte, el exiliado Julián Atilano recordó que llegó a los 11 años escapando de "una guerra espantosa y cruel en España".

"La llegada a (el puerto de) Veracruz fue como (pasar) de la noche al día, de venir de una oscuridad a tener una libertad tremenda", afirmó. Atilano aqradeció al general Lázaro Cárdenas, presidente de México de 1934 a 1940, y al pueblo mexicano: "Nos abrió las puertas, nos trató como verdaderos hermanos y pudimos salir adelante".

A su vez, el embajador de España en México, Juan López-Dóriga Pérez, declaró que "hace 80 años acabó la Guerra Civil (1936-1939) que expulsó de España a casi medio millón de personas" y nació "lo que (el escritor español) José Bergamín llamó 'la España peregrina' y (el poeta español) León Felipe 'la España del éxodo y el llanto'".

"Una parte de esa España llegó a México, y antes de que los republicanos españoles hicieran a México suyo, México hizo suyos a los republicanos españoles", manifestó. El embajador aseveró que el Gobierno español "quiere recuperar la memoria del exilio republicano para España".

"Como dijo Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, durante décadas un puñado de investigadores se ha dedicado a mostrar el legado de aquellos hombres y mujeres. Ha llegado el momento de que sea el Estado el que rinda homenaje al exilio y haga todo lo posible por darlo a conocer entre los españoles de hoy", declaró.

López-Dóriga citó al filósofo exiliado Adolfo Sánchez Vázquez, quien afirmó que la mayor contribución del exilio fue "hacer realidad el encuentro entre España y México". "El exilio ha supuesto, en efecto, una etapa renacentista de las relaciones entre España y México", acotó.

Finalmente hizo un reconocimiento de "nuestra deuda con este país, una deuda que como decía el presidente del Gobierno, no se puede pagar o puede pagarse solo con gratitud".

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px