Endavant! 1945 | Hemeroteca

Botsuana, nueva esperanza para el lento avance del colectivo LGTBI en África

  • Per Lucía Blanco Gracia
  • Publicat a Europa / Món
Un manifestante intenta estabilizar una bandera gigante durante una protesta. EFE/Archivo Un manifestante intenta estabilizar una bandera gigante durante una protesta. EFE/Archivo

La decisión que tomó hoy la Justicia de Botsuana de despenalizar la homosexualidad es un gran paso adelante para la lucha por los derechos de la comunidad LGTBI (Lesbianas, Gais, Transgénero, Bisexuales e Intersexuales) en África, donde esas relaciones aún se tipifican como delito en más de treinta países.

"Esperamos que esto cree jurisprudencia e influya en las decisiones de los jueces en otros países de África", dijo por teléfono a Efe la directora ejecutiva de la organización Lesbianas, Gays y Bisexuales de Botsuana (LEGABIBO), Anna Chalmers.

Y es que en naciones como Tanzania o Mauritania las relaciones homosexuales aún comportan penas de treinta años de prisión y lapidación, respectivamente.

Además, Sudán y el norte de Nigeria, bajo la ley islámica, contemplan la pena de muerte para castigar estos actos, si bien raramente se aplica.

Botsuana, en cambio, se sumó hoy al lento, pero esperanzado progreso de los derechos de la comunidad LGTBI en la región junto a más de veinte países, como Ruanda, Costa de Marfil o Seychelles, donde no son ilegales las relaciones entre personas del mismo sexo, ya sea porque están despenalizadas o porque hay un vacío legal.

Hasta ahora, las secciones 164, 165 y 167 del Código Penal de Botsuana -establecido en la época colonial británica- castigaban el "conocimiento carnal contra natura" y "los actos indecentes entre personas" con penas de hasta siete años de cárcel.

Sin embargo, el juez Michael Leburu, del Tribunal Superior de Gaborone, declaró hoy al anunciar el fallo que "el Estado no puede actuar como un policía en las camas de la gente" y reconoció "el derecho a la intimidad privada" del principal litigante, un ciudadano homosexual botsuanés llamado Letsweletse Motshidimang.

Desde toda África y el mundo entero, activistas y organizaciones de derechos humanos celebraron la decisión judicial y vieron en ella un ejemplo para otros gobiernos del continente.

Para Gunilla Carlsson, directora ejecutiva del Programa de la ONU para el VIH/Sida (ONUSIDA), esta sentencia "debería animar a otros países a revocar leyes injustas que criminalizan las relaciones homosexuales y bloquean el acceso de las personas a servicios básicos, incluidos la sanidad".

La directora de la organización británica Human Dignity Trust, Téa Braun, destacó, por su parte, que la sentencia "se produce menos de tres semanas después de una decisión profundamente regresiva sobre el mismo tema del Tribunal Superior de Kenia".

El pasado 24 de mayo, esa corte declaró constitucionales los artículos del Código Penal keniano que penalizan las relaciones homosexuales.

En opinión de Braun, la decisión de la Justicia botsuanesa "es legalmente sólida, innovadora y valiente" y supone "un rayo de esperanza para todos aquellos africanos LGBT que buscan justicia en sus sistemas legales".

"Este logro no es solo una prueba de la resiliencia y la perseverancia del movimiento LGTBI en Botsuana, sino también una fuente de inspiración para todos los movimientos del continente y del mundo", aseguró la organización OutRight Action International, centrada en los derechos de las personas homosexuales en países en desarrollo.

También Amnistía Internacional (AI) vio en el fallo de hoy un ejemplo y un faro para toda la comunidad LGTBI africana.

"La sentencia envía un fuerte mensaje de que nadie debe ser hostigado, discriminado o criminalizado debido a su orientación sexual. Con esta decisión, Botsuana ha dicho 'no' a la intolerancia y al odio y 'sí' a la esperanza y la igualdad para todas las personas", afirmó la directora adjunta de AI para África del Sur, Muleya Mwananyanda.

A juicio de Mwananyanda, el dictamen "marca una emocionante nueva era de aceptación, que debería inspirar a otras naciones africanas para seguirla".

Los activistas que asistieron hoy a la audiencia del Tribunal Superior de Gaborone celebraron con el despliegue de la bandera arco iris, cantos y abrazos la decisión judicial, conscientes de su trascendencia para todos los africanos homosexuales.

"No pueden seguir insistiendo en la idea de la cultura y la religión como argumentos para mantener estas leyes cuando un ser humano está siendo oprimido. Su humanidad va primero", concluyó contundente Chalmers.

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px