Endavant! 1945 | Hemeroteca

La visita de Xi a España ampliará la exportación de carne porcina y uva de mesa

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente chino, Xi Jinping, presidirán mañana la firma de varios acuerdos bilaterales, entre ellos dos que facilitarán la exportación al país asiático de carne porcina y uva de mesa. Xi Jinping llega hoy a España y mañana iniciará los actos oficiales de una visita que es la primera de Estado que realiza a España y la primera en 13 años de un presidente chino.

De ahí que el Gobierno le otorgue una especial relevancia para ahondar en la relación bilateral en todos los ámbitos. Mañana Xi se reunirá en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, y además de una declaración conjunta que reforzará la relación estratégica entre los dos países, ambos presidirán la firma de una serie de acuerdos, convenios y memorandos.

Entre ellos se encuentran dos protocolos agrícolas, uno relacionado con la uva de mesa y otro sobre la carne porcina. El primero fija los requisitos fitosanitarios para la exportación de uva de mesa de España a China, y el Gobierno recalca que supone "de facto" la apertura del mercado de este país a este producto.

Respecto al protocolo de la carne de porcina, regula también los requisitos sanitarios para ampliar los productos cárnicos de porcino que se pueden exportar al país asiático. El Gobierno explica que este texto incluye carne congelada y despojos, que aunque ya se exportaban no tenían una cobertura legal; carne fresca y productos curados como el jamón con hueso, la paleta, el lomo, el salchichón y el chorizo.

"Con estos acuerdos se abren grandísimas posibilidades a la industria cárnica española para acceder al mayor mercado consumidor del mundo, que tienen allí una gran demanda y en una condiciones muy ventajosas", aseguran fuentes del Gobierno.

También se firmará un convenio de doble imposición, un protocolo adicional al acuerdo que ya existe sobre centros culturales, un memorándum de entendimiento sobre terceros mercados en países de Asia, África y América Latina; otro sobre empleo y seguridad social y uno relativo a investigación, ciencia y tecnología.

Además, se rubricará un acuerdo sobre enseñanza del español en China. Junto a estos acuerdos de carácter institucional se firmarán también una decena de acuerdos entre empresas de los dos países, entre ellos algunos relativos a electricidad, sistema bancario, puertos o telefonía.

Con ellos se trata principalmente de que operadores españoles de estos sectores puedan actuar en China. También se llegará al compromiso de fijar sucesivas visitas de alto nivel bilaterales. En ese sentido, el Gobierno no descarta que de la visita del presidente chino salga un viaje de Sánchez a Pekín, como podría ser su participación en una cumbre de la denominada Nueva Ruta de la Seda (One Belt, One Road es la denominación oficial), que impulsan las autoridades chinas.

Este plan pretende impulsar las relaciones comerciales y las infraestructuras que unen China con otros países de Asia, con Europa y con África. El Gobierno informa de que España no rubricará este nuevo proyecto de forma general, como tampoco lo han hecho otros países como Alemania o Francia, porque desea encauzar esa relación mediante la reciente "estrategia de conectividad" suscrita entre la UE y Asia.

"No tendría sentido lanzar nosotros una iniciativa y luego no aprovecharla y sumarnos a otra, aunque ésta tenga aspectos que nos parecen interesantes", explican las fuentes del Gobierno.

Pero el hecho de que España no se sume a la iniciativa en su globalidad no quiere decir que no pretenda participar en proyectos concretos del mismo y que no acuda a los foros que se organicen en ese contexto, según se subraya desde el Ejecutivo. "Si hay una cumbre, acudiremos. Distinto es firmar la iniciativa", recalcan.

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px