Endavant! 1945 | Hemeroteca

Las consecuencias de la denuncia socialista sobre la situación del Asilo de la calle Ataulfo en 1906

  • Per Eduardo Montagut
  • Publicat a Història

La denuncia de la situación del Asilo de la calle Ataulfo, después de la visita realizada por Pablo Iglesias y Francisco Largo Caballero, y que hemos estudiado en otro trabajo, no cayó en saco roto. En este artículo analizamos qué ocurrió.

La denuncia no sólo se hizo en el periódico obrero socialista sino en el propio Ayuntamiento por parte de Pablo Iglesias. En consecuencia, el alcalde quedó tanto con Iglesias como con Largo Caballero para visitar el establecimiento. Cuando llegaron ambos ya se encontraba en el Asilo el alcalde, el director de los asilos y un médico de la beneficencia municipal.

Al parecer, los asilados llevaban camisa y vestían ropa nueva. Pablo Iglesias le expresó al alcalde que, como se comprobaba, no había sido tan difícil vestir a los asilados según su intervención en el pleno municipal, ya que se había conseguido en veinticuatro horas.

También comprobaron que había menos asilados, por lo que llegaron a la conclusión de que ya no molestaban tanto en la calle.

Iglesias y Largo Caballero propusieron mejoras para el Asilo, como crear dos retretes, y para aligerar dicho Asilo y otros se podían construir en poco tiempo dos pabellones en solares del Ayuntamiento. El alcalde estimó la posibilidad, reconociendo que había que abordar el problema, anunciando que tenía un donativo de quince mil pesetas para estos fines.

El alcalde alabó la comida que se presentó, pero los dos concejales socialistas no parece que se convencieran, aunque si era cierto que el pan tenía más calidad que el de otros días. Al parecer, también se presentaron platos en mal estado (con orín) y el alcalde ordenó que se retirasen inmediatamente, y que se confiara a algunas personas su limpieza a cambio de una remuneración.

Los internos encargados de traer la comida de San Bernardino expresaron que las Hermanas de la Caridad no les trataban muy bien, por lo que el alcalde ordenó que se les llamase la atención. También ordenó que un asilado enfermo pasase a un hospital.

Los concejales socialistas terminaron por indicar que se podía hacer más por las personas que terminaban en los asilos. El periódico socialista consideraba que “aunque poco” de algo había servido la denuncia de Pablo Iglesias.

Hemos trabajado con el número 1058 de El Socialista.

Banner 468 x 60 px