Endavant! 1945 | Hemeroteca

Los socialistas contra los gastos de toros en Salamanca en 1928

  • Per Eduardo Montagut
  • Publicat a Història

En otra ocasión hemos tratado la postura contraria a las corridas y fiestas de toros que, en general, desarrolló el socialismo español durante mucho tiempo. En este nuevo trabajo recogemos la denuncia que los socialistas realizaron en las páginas de El Socialista contra el gasto que generaban los toros en las fiestas veraniegas de Salamanca en el año 1928, y sus implicaciones en relación con los trabajadores.

Los socialistas aludían a las tradicionales fiestas de todos los veranos (finales de agosto). La crítica comenzaba ya aludiendo a que por muy ilustres que fueran las ciudades, “y cuanto más ilustres más, no puede haber ferias ni fiestas sin sus correspondientes corridas de toros. Es lo típico, lo clásico del país”.

En este sentido, Salamanca se preparaba para las fiestas y las corridas, anunciadas como un gran acontecimiento. El presupuesto era el siguiente:

-Gastos de toros: 65.000 pesetas

-Toreros: 125.000 pesetas

-Impuestos: 85.000 pesetas

-Renta de la plaza: 25.000 pesetas

-Caballos, personal, otros gastos: 50.000 pesetas

-Total: 345.000 pesetas

Esos eran los gastos porque no se sabían de donde procedían los ingresos, pero, además, según la columna periodística, la empresa no exponía todo ese capital para no tener beneficios, por lo que se calculaba que, en realidad, al final todo ascendería a un gasto para Salamanca y sus pueblos limítrofes de medio millón de pesetas, un gasto que se consideraba sacado del esfuerzo del trabajo mal pagado.

Pero no sólo se quería denunciar esto. El artículo hablaba que las plazas de toros no se llenaban solamente con los capitalistas, sino que contribuían a ello muchos trabajadores. Había infinidad de obreros que después de las enormes fatigas que costaba ganar el salario, tenían mal atendidas sus familias y no cuidaban de su cultura ni la de sus hijos, porque iban a los toros a contribuir con “su dinero al sostenimiento de una fiesta embrutecedora”. Esos obreros respondían que no tenía dinero para pagar la cuota de su Sindicato, de la Agrupación Socialista, para un centro cultural, o para sostener un periódico de clase, pero no les faltaba para la entrada de una corrida de toros. Mientras el trabajador se condujese de esa manera era imposible su emancipación. Para lograrlo debía comenzar por emanciparse de lo que se consideraba defectos que le impedían ver su situación en la vida social, es decir, la necesaria conciencia de clase.

Hemos consultado el número 6091 de El Socialista, del 18 de agosto de 1928. Por nuestra parte, contamos con un trabajo en este mismo medio de El Obrero, titulado, “Capeas, ocio y cultura según “El Socialista” en 1932”, (junio de 2019). También podemos acudir al trabajo de Eusebio Lucía Olmos, “Para recordar. Los socialistas y los toros”, en Diario Progresista, (diciembre de 2018).

Banner 468 x 60 px