Endavant! 1945 | Hemeroteca

Pablo Iglesias y el respeto de la jornada laboral de ocho horas en 1925

  • Per Eduardo Montagut
  • Publicat a Història

Casi dos meses antes de fallecer Pablo Iglesias, es decir, en octubre de 1925, publicó un artículo en El Socialista donde se hacía eco de un hecho concreto de intervención de las autoridades para hacer respetar la jornada laboral en una fábrica de Palma de Mallorca. Además, se trataba de un incumplimiento que afectaba a trabajadoras.

Efectivamente, al parecer, el gobernador de la capital balear había impuesto una multa de cien pesetas al fabricante de camisetas de seda Sr. Escapes por hacer trabajar a sus obreras más horas de las que permitía la ley. Además, le había denunciado en el Juzgado por haber declarado inexactitudes en esta cuestión.

Pablo Iglesias explicaba en su columna que en varias ocasiones había denunciado que muchos patronos incumplían la jornada legal de las ocho horas, abiertamente unos, y otros de forma más encubierta. Esto ocurriría menos donde los obreros estaban sindicados, siendo mucho más común, casi general, donde no había organización obrera. Pablo Iglesias no podía dejar de señalar la importancia de este asunto, una de sus enseñanzas constantes durante toda su vida.

Si se trataba de obreras el incumplimiento de la ley era mayor, señalando que el despotismo empresarial se había desarrollado en mayor grado sobre las mujeres que sobre los hombres.

También señaló que a estos incumplimientos habían contribuido las autoridades, tanto en España como fuera, que cerraban los ojos ante los mismos. Por eso elogiaba lo realizado en Mallorca. El proceder de este gobernador debía ser imitado. Al parecer, ese era el camino que estaba siguiendo el gobernador de Guipúzcoa porque el viejo líder socialista había leído en la prensa que esta autoridad había ordenado al inspector de Trabajo que realizara distintas investigaciones sobre denuncias de infracciones de la jornada laboral de ocho horas.

Pero, claro está, y en línea con lo que expresábamos más arriba, no bastaba con contar con autoridades diligentes a la hora de aplicar las leyes laborales, lo fundamental era que los trabajadores y las trabajadoras estuvieran organizados. Pablo Iglesias hasta el final de sus días.

Hemos consultado el número 5205 de El Socialista.

Banner 468 x 60 px