Endavant! 1945 | Hemeroteca

La explotación infantil en el transporte de Barcelona a Sants a fines del XIX

  • Per Eduardo Montagut
  • Publicat a Història

Los socialistas denunciaron en octubre de 1888 la situación de explotación infantil que se producía en el transporte de coches entre Barcelona y Sants. Recordemos que Sants no se incorporaría a Barcelona hasta 1897 después de un proceso complejo y largo que comenzó en la década de los años ochenta. Sants fue un lugar marcadamente industrial y con una gran pujanza del movimiento obrero.

Al parecer, para hacer la competencia al tranvía que unía Barcelona con Sants se había establecido en la segunda un servicio de coches. Los encargados de la recaudación de los mismos eran niños entre los 9 y los 12 años. La jornada laboral de estos críos duraba 18 horas. A las cuatro de la mañana tenían que levantarse para poder estar en sus puestos a las cinco menos cuarto, que es la hora en la que comenzaban a salir los coches hacia la capital catalana. La jornada terminaba entre las diez y las once de la noche, que es cuando salía el último coche de Barcelona hacia Sants.

Su remuneración era de 4 reales, pero si algún cliente les daba una moneda falsa, ellos tenían que reembolsarla.

La Ley de 24 de julio de 1873 que regulaba el trabajo infantil y que había sido aprobada en la Primera República estaba en vigor, en teoría, durante la Restauración hasta la aprobación de la Ley Dato de 1900 sobre las condiciones de trabajo de mujeres y niños. En 1878 se aprobó una Ley sobre los trabajos peligrosos para los niños. Lamentablemente, no se consiguió que el poder se interesara, por el momento, en actuar contra los abusos y los incumplimientos de la legislación en vigor, como se puso de manifiesto en 1886 cuando el movimiento obrero en Madrid y Barcelona se movilizó para que se cumpliera lo dispuesto. El caso que aquí nos ocupa es un ejemplo de la situación en la que se encontraban muchos menores de condición humilde a estas alturas del siglo XIX.

La legislación estipulaba que los niños menores de 13 años no podían tener una jornada laboral mayor de cinco horas. Estaba prohibido contratar niños menores de 10 años. Así pues, los empresarios de este servicio de transportes incumplían la ley, según los socialistas, porque empleaban a menores de 10 años y tenían una jornada laboral interminable.

En la denuncia, publicada en el número 138 de El Socialista, se criticaba con dureza a las autoridades, especialmente al gobernador civil de Barcelona, Antúnez. Los socialistas calificaban esta situación de crimen, motivo no ya de denuncia o censura sino de “odio e ira”.

Una de las últimas visiones de conjunto del trabajo infantil en la Historia de España, y que podemos consultar en la red, se puede realizar a través del libro editado por José María Borrás Llop, El trabajo infantil en España, 1700-1950, Barcelona (2013). Sobre el movimiento obrero en Sants podemos consultar el libro de Marc Dalmau e Iván Miró, Las cooperatives obreres de Sants, Barcelona (2010), aunque no se trate de un libro de historia al uso.

Banner 468 x 60 px