Endavant! 1945 | Hemeroteca

Los socialistas ante la labor del Instituto de Reformas Sociales a la altura de 1907

Está por hacer la Historia de la relación de los vocales obreros de la UGT en el Instituto de Reformas Sociales donde realizaron una intensa labor, donde también plantearon reivindicaciones, quejas, reclamaciones, alternativas, y hasta protagonizaron conflictos y plantes. En algunos artículos nos hemos acercado a asuntos parciales. En este nuevo caso queremos analizar las observaciones que se hicieron en El Socialista en el verano de 1907 sobre la publicación de un folleto en el que referían los trabajos realizados desde su creación en marzo de 1904.

Legislación y fuerza obrera hacia 1906

El socialismo español siempre tuvo muy claro que había que luchar en las instituciones y a través de otros medios económico-sociales para conseguir mejoras concretas para la clase trabajadora, aunque pensando en el objetivo final de la emancipación obrera. Pero esas conquistas debían ser fruto de la presión del movimiento obrero organizado, así como su mantenimiento y cumplimiento, no como una concesión graciosa del poder. En este sentido, es muy significativo un artículo que en agosto de 1906 apareció en El Socialista que trata de esta cuestión fundamental del socialismo.

El mitin de propaganda socialista del verano de 1906 en El Astillero (Cantabria)

Como es sabido, el nombre de la localidad cántabra de El Astillero hace referencia a los astilleros que desde la Edad Moderna allí se situaron en relación con el puerto de Santander. Pues bien, el movimiento obrero santanderino comenzó a tomar importancia en la última década del siglo XIX, especialmente a partir del primero de mayo de 1890. Unos años después, la capital estrenaba un Centro Obrero, aunque la crisis económica repercutió en el sindicalismo organizado al disolverse muchas Sociedades Obreras.

En la muerte de Francisco Diego en el verano de 1902

Francisco Diego Sáez es un socialista poco conocido del público actual, pero un ejemplo de los primeros que militaron en el PSOE, y, precisamente, como tipógrafo, casi un prototipo. Efectivamente, Francisco Sáez, nacido en 1857, es decir, unos años después que Pablo Iglesias, fue regente de la imprenta de Ricardo Rojas. Desempeñó diversos cargos en la fundamental Asociación General del Arte de Imprimir de Madrid, y fue uno de los primeros redactores de El Socialista. En el periódico obrero fue responsable durante mucho tiempo de la fundamental sección “La Semana Burguesa”, donde se hacían comentarios sobre la realidad política española. También sería autor de muchos manifiestos electorales y del primero de mayo. En 1888 fue elegido secretario del Comité Nacional del PSOE, cargo que desempeñó hasta el otoño de 1894. El primero de agosto de 1902 falleció.

La lucha socialista cotidiana en los Municipios: dos casos de 1902

Como es sabido, los socialistas desarrollaron una intensa labor municipal desde el momento en el que a finales del siglo XIX consiguieron entrar en las Corporaciones, al llegar el reconocimiento del derecho del sufragio universal. El Socialista dedicó duramente mucho tiempo una de sus columnas a esta cuestión, con el significativo título de “Los concejales socialistas”.

Anarcosindicalistas, socialistas y la abstención en las elecciones de 1936

La posición de la CNT en las elecciones durante la Segunda República constituye un factor a tener en cuenta a la hora de explicar los resultados de las mismas. La participación y la abstención de sus militantes y simpatizantes ayudan a entender, en parte, las victorias y las derrotas de las izquierdas, aunque no solamente, ya que hay más condicionantes, pero los anarcosindicalistas eran un porcentaje muy alto de la población en determinadas regiones. La participación ayudó en los comicios municipales que trajeron el nuevo régimen en abril de 1931, y también en la victoria de las izquierdas en las elecciones a Cortes Constituyentes de junio de ese mismo año. Pero la abstención fue clave, además de la desunión, para explicar la grave derrota de las izquierdas en el otoño de 1933 y, por fin, la nueva movilización ayudaría considerablemente a la victoria del Frente Popular en febrero de 1936, estando la CNT siempre fuera de cualquier acuerdo, conjunción o coalición, dado su genuino apoliticismo. Las estrategias de la primera organización sindical de España, así como el comportamiento individual de los anarcosindicalistas no son, por lo tanto, cuestiones secundarias cuando se hace la Historia electoral de este intenso período histórico.
Banner 468 x 60 px