Endavant! 1945 | Hemeroteca
MEMÒRIA
Ernest Lluch, retrat d’un intel·lectual calidoscòpic
MEMÒRIA
Pablo Iglesias Posse en Lleida en 1912
previous arrow
next arrow
Slider

La revuelta de los Malcontents

La Revuelta de los Agraviados o Malcontents fue un episodio protagonizado por los partidarios del más férreo absolutismo que se sublevaron en Cataluña frente a la política más reformista del gobierno de Fernando VII en la denominada Década Ominosa o Absolutista.

Notas sobre el primer feminismo catalán

El inicio del movimiento de emancipación de la mujer en Cataluña puede rastrearse ya en el Sexenio Democrático entre grupos republicanos federales, y entre los primeros anarquistas y sectores librepensadores. Este primer feminismo, fuera republicano o ácrata, pretendió, en un ese momento histórico, intentar apartar a la mujer de la influencia clerical y no se preocupó prioritariamente de la cuestión del derecho al sufragio. Esta postura se basaba en que, si no se conseguía que la mujer se emancipase moral e intelectualmente, el reconocimiento del derecho al voto podría ser contraproducente no sólo para ella, sino, también para la causa del progreso, porque podía favorecer a las formaciones políticas más conservadoras. Este argumento tendría bastante éxito posteriormente entre una parte de la izquierda cuando fue aumentando el debate sobre el derecho al sufragio femenino en España.

Apuntes sobre la Semana Trágica

La Semana Trágica fue un hecho clave en la historia del movimiento obrero y del reinado de Alfonso XIII. La Semana Trágica alude a los acontecimientos que se produjeron en Cataluña y, especialmente, en Barcelona en la semana final del mes de julio de 1909. El origen de lo que ocurrió estaría en la reacción popular por el envío de tropas –reservistas- a Marruecos. Ante esta decisión gubernamental, los socialistas y los anarquistas iniciaron una campaña de denuncia porque eran los hijos de las clases obreras y campesinas los que tenían que ir la guerra, los que defendían los intereses económicos de las empresas que habían adquirido participaciones en las minas del Rif. Recordemos que en aquella época existía la redención del servicio militar por dinero, y que los socialistas llevaban un tiempo criticando.

El republicanismo posibilista en la Restauración

Emilio Castelar fue uno de los máximos representantes del republicanismo conservador en el siglo XIX en España, como lo demostraría en su etapa como último presidente de la Primera República. En este trabajop, en cambio, nos detendremos en la fase última de su carrera política, una vez restaurada la Monarquía, cuando optó por el posibilismo. Cuando se produjo la Restauración, Castelar se encontraba de viaje y decidió permanecer en París. De este momento sería su obra Un año en París (1875).

Joaquín Mencos: federalismo y socialismo en abril de 1931

Joaquín Mencos publicó un artículo en El Socialista a finales de abril de 1931 que suponía una apuesta por defender el federalismo en un momento clave de la Historia de España con la llegada de la Segunda República y la necesidad de reorganizar territorialmente el país. En ese sentido, en el PSOE se generaría un evidente debate entre la concepción centralista y la federal.

El socialismo para los socialistas catalanes en 1908

En 1908 se puso en marcha La Internacional, el órgano de expresión de la Federación Socialista Catalana, que se editaba desde Barcelona. En un artículo anterior estudiamos su creación, y cuyo principal inspirador fue Antonio Fabra i Ribas. Pues bien, en su primer número, del 6 de noviembre del año citado, se incluyó una columna donde se explicaba qué era el socialismo, además de publicar los objetivos del nuevo periódico, y destacar la importancia de la acción política. En este artículo nos acercamos a la definición de socialismo.

Reflexiones sobre el nacionalismo español hasta la Guerra Civil

El nacionalismo español surge, en gran medida, en las Cortes de Cádiz, es decir, viene asociado al primer liberalismo, en reacción, además al dominio francés, como ocurrió en otros lugares de Europa. En la Constitución de 1812, la nación española es definida como la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios. La nación sería libre e independiente y no patrimonio de persona o familia alguna, rompiendo con el concepto patrimonial del Estado del Antiguo Régimen. La soberanía residiría en la nación, por lo que solamente a ella le correspondería el derecho a establecer leyes fundamentales. Sería, por fin, obligación de la nación la conservación de los derechos legítimos de todos los ciudadanos. Pero, posteriormente, las Constituciones del reinado de Isabel -1837 y 1845- obviaron que la nación fuera sujeto –o su representación parlamentaria- del Estado. La situación cambió en el Sexenio Democrático, con el texto constitucional de 1869, fruto de la Revolución “Gloriosa del año anterior, porque se retomó con fuerza la soberanía nacional en el mismo preámbulo. Ya no era el rey o reina el que decretaba y sancionaba la Constitución, sino la nación española. De forma parecida, aunque organizando España de manera federal, comienza el proyecto constitucional…
Banner 468 x 60 px