Endavant! 1945 | Hemeroteca

Erik Poppe: "Tenemos una discusión pendiente sobre la matanza de Utoya"

  • Per Magdalena Tsanis
  • Publicat a Cultura
Imagen del director noruego Erik Poppe en una rueda de prensa. EPA/EFE/Philipp Guelland Imagen del director noruego Erik Poppe en una rueda de prensa. EPA/EFE/Philipp Guelland

Rodada en tiempo real, en una sola toma y desde el punto de vista de las víctimas, "Utoya: 22 de julio" de Erik Poppe reconstruye los 72 minutos de desconcierto, angustia y pavor real que vivieron los jóvenes acampados en esa isla noruega hace 7 años, cuando Anders Breivik mató a sangre fría a 69 de ellos.

"Tenemos una discusión pendiente sobre la matanza de Utoya, aún no hemos hablado de qué podemos hacer para evitar que algo así ocurra de nuevo", ha dicho Poppe (Oslo, 1960) en una entrevista con Efe con motivo del estreno del filme en España el próximo viernes, tras su paso por la Berlinale.

El fotógrafo y director noruego insiste en que no fue un acto de un hombre loco sino "un ataque político" planeado al detalle y alentado por los mismos discursos extremistas que hoy están entrando en diferentes parlamentos por toda Europa.

PREGUNTA.- ¿Cuál fue el principal motivo para rodar esta película? ¿Tuvo dudas éticas a la hora de abordar esas heridas tan profundas?

RESPUESTA.- La razón detrás del ataque es el extremismo y el extremismo está hoy vivo en Europa, no solo en internet sino que se ha extendido a la política; los políticos están usando palabras que no eran aceptables hace años, y esas palabras, ese discurso del odio y la división y del multiculturalismo como amenaza son las que inspiraron a este hombre a la hora de perpetrar el ataque.

P.- ¿No cree que es peligroso atribuir a una ideología, aunque sea de extrema derecha, lo que quizá pueda considerarse un acto aislado de un hombre que no está en sus cabales?

R.- Él planeó deliberadamente estos ataques, cada día, cada hora, durante más de cuatro años y redactó ese manifiesto de cientos de páginas explicando sus motivos. Los psiquiatras se sentaron con él durante meses antes del juicio y concluyeron que no era cuestión de un hombre loco, sino de un ataque político contra nuestro partido socialdemócrata. Es importante no aislar este incidente y empezar a debatir sobre qué ocurre con esta gente que se siente al margen de la sociedad, que no se ve representada en la política y que en consecuencia recurre a las pistolas y las bombas. Debemos tomárnoslo en serio.

P.- Mantuvo reuniones con supervivientes y familiares pero el personaje principal del filme, Kaja, una joven de 18 años que busca a su hermana, es ficticio.

R.- Sí, fue por razones éticas, nadie quiere ver a su hijo en esa situación. Cuando empecé a investigar sobre el tema, algunos supervivientes se acercaron a mi y me transmitieron su apoyo. Sentían la misma urgencia de advertir a la gente acerca de las consecuencias de los extremismos. Una vez que me lancé, me rodeé de un grupo de supervivientes que me asesoraron durante todo el proceso para hacer un relato lo más preciso, fiel a la realidad y con la mayor dignidad posible.

P.- La elección del punto de vista ¿es un modo de acercarse al trauma que vivieron?

R.- Pensamos que sabemos por lo que han pasado las víctimas, pero no lo sabemos. Se han escrito libros pero las palabras no tienen poder suficiente para transmitirnos algo así. Con el paso de los años, las víctimas han tenido que oír frases como 'olvídalo ya y sigue adelante', dichas con la mejor intención pero que demuestran que no entendemos por lo que han pasado.

P.- ¿Y porqué el tiempo real y la toma única?

R.- La razón es que hablé con más de 40 supervivientes y la mayoría decían lo mismo, que esos 72 minutos que duró el ataque parecieron una eternidad. Quería capturar esa sensación y el modo de hacerlo era rodar en una toma. Para ello tuve que encontrar a los actores y ensayar con ellos durante más de tres meses, como si fuera una obra de teatro.

P.- La película recoge las críticas a la lenta reacción que tuvo la policía. ¿Han cambiado los protocolos desde entonces?

R.- Hubo una comisión de investigación para entender porqué la policía tardó tanto. Creo que hemos aprendido mucho de lo sucedido, pero no lo más importante, motivo por el que he hecho la película, y es qué podemos hacer cada uno de nosotros para evitar que suceda de nuevo. Hemos hablado del asesino pero no de qué hacer para tener una sociedad inclusiva en la que nadie se sienta marginado.

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px