Endavant! 1945 | Hemeroteca

Getaria, el balcón que asomó a Elcano al mundo hace 500 años

  • Per Cristina Yuste
  • Publicat a Cultura
Xabier Aldalur, de la Escuela de Pensamiento de la Fundación Elkano. Conocida por su morfología como el Ratón de Getaria. Getaria conmemora el 500 aniversario de la primera circunnavegación a la Tierra a cargo de Juan Sebastián Elcano, nacido en esta villa ballenera e influenciado por una tradición marina familiar y un enclave, el Ratón de Getaria, que se convirtió en el balcón que le asomó al mundo.- EFE/J.J.Guillén Xabier Aldalur, de la Escuela de Pensamiento de la Fundación Elkano. Conocida por su morfología como el Ratón de Getaria. Getaria conmemora el 500 aniversario de la primera circunnavegación a la Tierra a cargo de Juan Sebastián Elcano, nacido en esta villa ballenera e influenciado por una tradición marina familiar y un enclave, el Ratón de Getaria, que se convirtió en el balcón que le asomó al mundo.- EFE/J.J.Guillén

"El pequeño y recoleto pueblo de Getaria tuvo, tiene y tendrá vocación universalista, como un gran balcón que se asoma al mundo", y no fue por casualidad que salió de allí el primer hombre que dio la vuelta al globo, hace ahora 500 años.

Así describe Antxon Aguirre Sorondo en su libro 'Getaria. Entre el mar, el cielo y la montaña' esta villa marinera, unida a la isla de San Antón en el siglo XV para brindar a Juan Sebastián Elcano la ocasión de asomarse al abismo de una Tierra desconocida.

Protegida bajo la figura de parque natural y testigo de excepción del tránsito geológico de la costa vasca, la isla de San Antón, conocida por su morfología como el Ratón de Getaria, y su faro emergen a la vista del visitante e invitan a reflexionar sobre las transformaciones de un enclave ligado inevitablemente al mar, pero sujeto a tradiciones que han definido su paisaje.

Y es en este punto que algunos estudiosos e historiadores han desarrollado un concepto que aúna naturaleza, cultura y tradición, el "paisaje culinario", aplicar en la gastronomía lo que el paisaje cultural ofrece.

Para Xabier Aldalur, de la Escuela de Pensamiento de la Fundación Elkano, "la interacción de los usos y costumbres ha creado una cultura de comportamiento en el medio natural importantísima para que se fije la idiosincrasia de nuestra comunidad".

Una cultura en la que Elcano y los marinos de la época tuvieron mucho que ver: "en Getaria, el paisaje culinario se revela de una manera muy especial, porque nuestra forma de cocinar, a base de parrilla, hierro y carbón, es una herencia de las gentes de mar".

Sin embargo, "olvidamos que el futuro se cimenta sobre el pasado", lamenta Aldalur; "lo damos todo por hecho y nos falta aprender de lo constructivo" que dejó aquel inquieto navegante; "estamos adocenados".

La hazaña de Elcano evidencia "su seguridad absoluta" de que la única manera de volver de las islas Molucas era circunnavegar la Tierra; "fue una mezcla de valentía, cabezonería e inconsciencia, pero sobre todo quería demostrar que el mundo era redondo".

Porque, "aunque en el leitmotiv de aquella gente imperaba la necesidad de abrir una ruta más o menos estable para seguir mercadeando, el hombre de mar quiere saber qué hay plus ultra, busca respuestas".

Así, el 20 de septiembre de 1519, una expedición comandada por Fernando de Magallanes y de la que formaba parte Elcano partió de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en dirección oeste rumbo a las Molucas, el paraíso de las especias, un viaje que duró tres años y en el que murió batallando Magallanes.

El regreso a España de una sola de las cinco naves que partieron, capitaneada por Elcano, siguiendo la ruta del oeste convirtió a este experimentado marino en el primer hombre que, junto a sus 17 marineros, completó la circunnavegación de la Tierra.

Elcano murió años después en una segunda expedición, pero en su testamento dejó, como así se atestigua, tres ollas de cobre, un puchero y ocho platos de estaño y dos pares de trébedes, tres sartenes, tres asadores y tres parrillas de hierro.

"Esa forma de cocinar persistió en siglos posteriores en los barcos de pesca y esos habitáculos para hacer el fuego y calentar la comida son las actuales parrillas típicas de esta costa", subraya Xabier Aldalur.

Getaria es uno de los mejores puertos naturales de Guipúzcoa y el más protegido, circunstancia clave en su expansión marítima y en el hecho de que "la mar sea algo más que un referente físico o un medio de vida", destaca Antxon Aguirre Sorondo en su libro.

Porque, aunque algunos documentos atribuyan a Magallanes el mérito de este viaje, los mandatarios de la época tuvieron claro que la hazaña fue resultado de la iniciativa de Elcano.

Por su estratégica situación, el Ratón de Getaria ha sido testigo de luces y sombras, objeto de bombardeos en sucesivas contiendas y de reconocimientos por sus valores naturales, en la atalaya de una costa con múltiples figuras de protección y con el faro de San Antón como baliza entre el mar y las montañas.

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px