Endavant! 1945 | Hemeroteca

Barcelona acoge la mayor exposición sobre el fotógrafo Richard Learoyd

El fotógrafo Richard Learoyd, posa junta a su obra "Jazmín a la luz", que forma parte de la exposición que recorre desde este martes en la Fundación Mapfre los diez últimos años de su obra a través de 51 fotografías en blanco y negro resultado de un proceso artesanal con una cámara oscura construida por él mismo y en las que abundan las referencias a la historia de la pintura. EFE 	   El fotógrafo Richard Learoyd, posa junta a su obra "Jazmín a la luz", que forma parte de la exposición que recorre desde este martes en la Fundación Mapfre los diez últimos años de su obra a través de 51 fotografías en blanco y negro resultado de un proceso artesanal con una cámara oscura construida por él mismo y en las que abundan las referencias a la historia de la pintura. EFE

Una exposición recorre en la Fundación Mapfre de Barcelona los diez últimos años de la obra del fotógrafo británico Richard Learoyd a través de 51 fotografías, en la mayor exposición dedicada a su creación, que incluye retratos, figuras y naturalezas muertas, tanto en blanco y negro como en color.

La comisaria de la exposición, Sandra Philips, ha explicado este martes que la muestra se ha planteado como "un recorrido temático, más que cronológico" del artista que ha estado presente en la inauguración.

Richard Learoyd (Nelson, Reino Unido 1966) lleva unos veinte años realizando fotografías con su cámara oscura, una gran cámara de estudio de diseño propio basada en antiguos principios ópticos. Este instrumento le ha permitido hacer fotografías que poseen una cautivadora singularidad en una época en que la fotografía resulta trivial y abundante.

Las fotografías que realiza con este instrumento, ha relatado el propio fotógrafo en Barcelona, son tan grandes como la propia cámara, y tras componer la imagen, coloca en la parte posterior de la cámara una hoja de papel fotográfico, del tamaño de la máquina, y crea una copia única.

En una primera sala de la fundación se exhibe un conjunto de instantáneas, en su mayoría en blanco y negro, en las que Learoyd capta una misteriosa bolsa con redes de pesca en una playa de Portugal ("Los pecados del padre"); o un retrato familiar delante de una casa señorial ("La familia Von der Becke"), más ambiciosa en cuanto a composición, subraya la comisaria.

Últimamente ha retratado las formas arquitectónicas híbridas de la Europa del Este ("Gdansk, Polonia") y, por encargo de la Fundación Mapfre, el paisaje lunar volcánico de Lanzarote, "un lugar que conozco bastante por que lo he visitado en seis o siete ocasiones, que refleja a la perfección la catástrofe natural y la formación reciente de los volcanes".

En esa primera sala también se pueden contemplar varias instantáneas de coches siniestrados y quemados en Estados Unidos, que colecciona y guarda en un almacén en Texas, como "metáforas de algún tipo de holocausto".

En la primera planta se exhiben sus retratos y figuras, que aparecen con un halo atemporal que "recuerda al arte del pasado", con el ejemplo más evidente de un desnudo femenino titulado "A la manera de Ingres" (2011).

A pesar de que las fotografías de Learoyd establecen un diálogo con obras de los pintores prerrafaelitas ingleses, es la fotógrafa victoriana Julia Margaret Cameron quien tiene para el autor una importancia singular.

En sus naturalezas muertas, lejos del lujo que brilla en los bodegones flamencos del siglo XVII o la modestia de los cuadros de Chardin en el siglo XVIII, Learoyd ha repensado el género, según la comisaria.

"Se trata -afirma Sandra Philips- de fotografías de vidas que han sido detenidas", desde una rama arrancada con manzanas, algunas putrefactas, hasta hermosas e inquietantes cabezas de caballo, seccionada con su pelo blanco, o urracas y cisnes dispuestas como decoraciones colgantes.

Algunas de sus imágenes más originales son formas híbridas que Learoyd ha esculpido con seres que una vez estuvieron vivos: "Corazón de pez I" está formado por dos organismos cosidos y suspendidos en el aire.

Learoyd ha recordado que "en la historia del arte ha habido dos grandes hitos, la aceptación de la abstracción como expresión artística, y la aceptación de la fotografía" y sobre esta segunda revelación, el fotógrafo británico pretende "continuar haciendo fotos que busquen la reacción y la meditación de la gente".

Su propósito es "continuar visitando lugares y conociendo gente hasta que la obra sea inevitable" y en relación a sus actuales intereses menciona su predilección por "la fotografía aérea, las superficies y la poesía".

Para Sandra Philips, "esta retrospectiva nos sitúa en el ecuador de la obra de Learoyd, que a partir de ahora realizará obras cada vez más complejas". Tras su exhibición en Barcelona hasta el 8 de septiembre, la exposición se mostrará en La Haya y a partir de enero de 2020 en la sede madrileña de la fundación.

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px