Endavant! 1945 | Hemeroteca

Berlín indaga en Nolde, el artista maldito del nazismo y proscrito por Merkel

  • Per Gemma Casadevall
  • Publicat a Cultura
Un visitante observa la obra "Familia" del pintor alemán Emil Nolde durante la inauguración de la exposición "Emil Nolde. Una leyenda alemana. El artista durante el régimen nazi", en el Museo del Presente, en Berlín (Alemania). EFE 	   Un visitante observa la obra "Familia" del pintor alemán Emil Nolde durante la inauguración de la exposición "Emil Nolde. Una leyenda alemana. El artista durante el régimen nazi", en el Museo del Presente, en Berlín (Alemania). EFE

El Hamburger Bahnhof de Berlín, el museo de arte contemporáneo instalado en una antigua estación ferroviaria, dedica desde hoy una retrospectiva a Emil Nolde, un artista que fue a la vez seguidor y perseguido por el nazismo, al que la canciller Angela Merkel ha proscrito de su despacho.

"Emil Nolde. Eine deutsche Legende. Der Künstler im Nationalsozialismus" -"Emil Nolde. Una leyenda alemana. El artista en el nacionalsocialismo"- es el titulo de la exposición, cuya inauguración viene precedida por la polémica desatada a raíz de la decisión de Merkel de retirar dos cuadros suyos de Cancillería. "Desconozco sus razones.

Eso deben preguntarlo a su portavoz", se limitó a responder el director de la Galería Nacional, Udo Kittelmann, ante las reiteradas preguntas sobre esa cuestión en la presentación a los medios de la muestra.

La decisión de Merkel siguió a la petición cursada por la Galería Nacional para que les cediera el cuadro "Brecher", pintado en 1936, a lo que la líder alemana respondió enviándole tanto ésta pieza como un segundo Nolde que colgaba en su despacho, "Blumengarten", de 1915.

Desde Cancillería se ha declinado explicar el porqué de esa decisión, mientras que los dos comisarios de la muestra, Bernhard Fulda y Aya Soika, han recordado que las dos piezas estaban en Cancillería desde tiempos del socialdemócrata Helmut Schmidt -en el poder de 1974 a 1982-.

"Nolde fue antisemita recalcitrante, si se quiere, y nacionalsocialista militante. Eso es indiscutible. Pero esperamos que la muestra ayude a contemplarlo desde una perspectiva alejada de simplismos", comentó Soika.

La retrospectiva de Nolde (1867-1956) dedica casi tanta atención a la trayectoria artística del artista, exponente del expresionismo alemán, como a sus relaciones con el nacionalsocialismo, incluidos sus vínculos con la cúpula del Tercer Reich.

Nolde militó en las filas del partido nacionalsocialista desde 1934 -un año después de la llegada de Adolf Hitler al poder- y fue durante cierto tiempo un artista "del régimen", cuya cercanía buscó. Sin embargo, el propio nazismo lo incluyó en la lista de artistas "degenerados", como exponente del arte moderno extraño a los cánones al aparato de propaganda y cuya exhibición quedó prohibida en todo el territorio del Reich.

El propio Nolde hizo valer sus influencias ante el régimen para pedir que se retirasen sus obras de la exposición itinerante organizada entre 1937 y 1938 por la propaganda nazi sobre ese arte catalogado de degenerado.

No logró que se le levantase la inhabilitación para exponer o incluso pintar, etapa a la que corresponden los llamados "cuadros ocultos" pintados por Nolde en su casa de Seebüll, la ciudad junto a la frontera danesa donde nació.

El artista nunca se llegó a reconciliar con el régimen, pero tampoco rompió con el nacionalsocialismo ni se aparto del antisemitismo recalcitrante, admiten Soika y Fulda "El origen de ese antisemitismo está en la relación de hostilidad que mantuvo, antes incluso de la llegada del nazismo, con Max Liebermann", argumenta la comisaria.

Nolde atribuía a un "dominio judío" en el ámbito de la crítica del arte, en los años 20 y 30, que se primase la obra de Liebermann sobre la suya. Esta rivalidad personal y artística le hizo acercarse al nazismo, primero, y radicalizarse en el antisemitismo, después.

La etiqueta de artista perseguido e inhabilitado por el nazismo le dio tras el hundimiento del Tercer Reich rango de víctima del régimen nazi. Los dos comisarios de la exposición tratan de recuperar ahora a Nolde de "clasificaciones simplistas" -en palabras de Soika-, en uno u otro sentido, apuntalados en la correspondencia privada y otros documentos conservados por la Fundación Seebüll.

Ambos historiadores han investigado este legado -integrado por un total de 25.000 documentos- y tratado de deslindar aspectos biográficos e interpretaciones ideológicas. "Este museo ha sido siempre un lugar orientado a la confrontación con el pasado", defendió Kittelmann sobre el Hamburger Bahnhof, el museo que en 2004 se exhibió el legado de Friedrich Christian Flick, industrial y coleccionista de arte que empleó mano de obra esclava del nazismo.

T'ha interessat aquest contingut?

Subscriu-te al butlleti i rebràs la informació al teu correu electrònic
Política de privacitat
Banner 468 x 60 px